Loading...
X

Instagram

Él terminó su relación por whatsapp. Dos horas antes de su cita. Ella no se lo podía creer. No se explicaba cómo había podido tener tan poca clase. El intrépido soltero que lo había dejado todo por ser cocinero había resultado un vulgar capullo, del montón. Capullo y cobarde.
Hubiera sido todo un detalle por su parte afrontarlo como el adulto que se suponía que era.
De acuerdo, ella no era inocente. Tenía esa dichosa manía de disfrazar su inseguridad en cortante frialdad; de esconder su pánico detrás de la altivez que en ocasiones poseía su rostro. Y con esa misma dignidad encajó el golpe que le llegó directo de su smartphone.
Semanas más tarde, ella descubrió una foto en Instagram: una mesa para dos dispuesta con una opípara cena y un cartelito cursi sobre las bondades de un novio cocinero. Sí, él había subido la foto. Para la sonriente rubia de grandes perlas que sonreía provocadora mientras simulaba pinchar un bocado.
Ese fue el golpe de gracia. Ahora todo estaba meridianamente claro. Ella había sido elegida la rival más débil del harem del intrépido capullo. No pudo evitar sentir la furia dentro del estómago.
Puede que su hipótesis fuera cierta. Puede que no. Puede existir el harem o simplemente que todo sea una serie de casualidades. Y pensándolo con cierta distancia ¿Qué se podía esperar de un ser que afronta las dificultades parapetado detrás de su smartphone?
Querida ella, en argentino: “No sos vos, es el boludo pelotudo de él”

One observation on “Instagram
  1. David

    Un amigo mío del instituto, antaño, decía muchos refranes: “Piensa el ladrón que son todos de su condición” y cosas así… A mí me parecía de lo más pedante. Con el tiempo, la experiencia y los asquitos de la vida, me he dado cuenta de que los refranes son verdades como puños; vamos, tan ciertas como que decirlos a cada frase con 14 años es, efectivamente, pedante de cojones.

    El caso es que ahora pienso lo de que “Vale más una imagen que mil palabras”. Y ya está, eso es todo. Ese dicho es todo lo que el boludo ese será siempre. Porque las nulidades y carencias que quiso ocultar tras palabras de texto (en este caso, en Whatsapp, pero qué más da) cayeron por su propio peso ante la verdad irrefutable de una imagen.

    Chica, qué quieres que te diga, ¡bendito Instagram! Y, en fin, ya sabes, al mal tiempo…

     
    Reply

Leave Your Observation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>