Loading...
X

April’s fool day

O mayormente conocido aquí como día de los santos inocentes.  Un día al año para gastar bromas, pesadas o no, con una justificación “pausible”. Como si a muchos les hiciera falta un día especial para putear a los demás. Si hay por ahí viciosos pervertidos que lo hacen todos los días de su vida.

Podría haber investigado un poco sobre el origen de este evento; aunque si he de ser sincera no me importa lo más mínimo cual sea. Mi educación de cole católico me dice que el 28 de diciembre tiene que ver con un tal Herodes, un señor rey que ante la amenaza de un posible derrocador, se dedicó a asesinar recién nacidos a diestro y siniestro. Para que luego se muriera rey y de viejo (supongo).

Pero al lío, que me enredo. Las bromas. Las putaditas. Las cajas de bombones rellenas de muelles saltarines. Los cigarrillos falsos. Las mierdas de plástico que te venden en el chino de la esquina. La llamada de tu jefe diciéndote que te cambia el turno de trabajo. La oficina empapelada con aquella foto a traición que te hicieron en la cena de la empresa. El colega que llama a su amigo en paro para citarle a una falsa entrevista de trabajo. El hijo que le dice a su madre que es gay y que por las noches se llama Sabrina. El director del banco que le deniega el crédito al emprendedor. El empresario que anuncia el cierre del negocio declarándose insolvente. La novia que decide que su padre se vestirá de Darth Vader para acompañarla al altar. La emprendedora que se despide de su trabajo porque está segura que vender fundas para teteras la convertirá en millonaria.  La poli que lleva a juicio a una pensionista por defender a los negritos manteros. La mala baba de unos y el poco sentido del humor de otros, intercambiables según la ocasión. La ocasión de ser bromista o la ocasión de ser víctima de una broma.

Como ya decía al principio no creo que haga falta un día especial para hacer/ recibir bromas. Al fin y al cabo el sentido del humor, para bien y para mal, nos acompaña todos los días del año. Es una de las pocas cosas que le pueden arrebatar a un ser humano. Y los españoles somos una prueba irrefutable de la afirmación anterior. Nuestro gobierno nos gasta bromas muy pesadas cada vez que toma una decisión y aquí nos tienes aguantando el tipo con una sonrisa y el chascarrillo en la boca. Ya saben, al mal tiempo, buena cara.

Eso sí, ya puede temblar la Tierra el día que lo perdamos.

Leave Your Observation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>