Category Archive: Selfesteem

¡Juega!

20140121-234940.jpg

Casilla de salida

Cacharreando hace un rato en Internet me he encontrado con este tweet de Alejando Suarez (@alejandrosuarez):

“Hay dos tipos de personas, los que comienzan enero el día 1 y los que lo hacen el día 7″.

No he podido reprimir una sonrisa y acordarme de mi charleta del día anterior con un amigo.  La conversación de la “casilla de salida” nos tuvo entretenidos más de la mitad del café del día de Reyes. Cuando llega el nuevo año es inevitable hacer un ejercicio de balance del saliente y estrenar bonitos propósitos que nos hagan más felices a medio o largo plazo.  Sí, la teoría es preciosa pero…  ¿qué pasa cuándo tu situación vital está, digamos, algo estancada?

Pongámonos en situación. Estás en el paro. Llega diciembre y el mundo entero se confabula para ser feliz, solidario y atrocidades varias. Tú entras en el juego, arrastrado por el ritmillo pegadizo del “Jingle Bell Rock”,  acabas engullendo polvorones, abrazando a tu cuñado y borracho de frivolidad. Y entonces, llega el 7 de enero. La población activa vuelve a la normalidad, a la aburrida rutina del trabajo. Eso es, ¿Qué pasa contigo? No tienes ningún lugar al que volver, loser. Tienes la misma cara que cuando te tocó volver a la casilla de salida en el juego de la Oca.

No importa cuánto tiempo lleves desempleado, la sensación siempre es la misma.  El mundo ha vuelto a girar y te ha dejado en tierra. Ains, qué desconsiderado por su parte. Ante tremenda situación tienes dos opciones: buscar la manera más indolora de desaparecer del planeta, poco recomendable; o bien enfrentarte a la casilla de salida de la manera más honrosa que se ocurra.

Porque realmente no importa cuántas veces vuelvas a ella. Estar ahí es ya signo de que estás jugando.  Que no te has rendido por muy jodidas que te las hayan puesto.  Que no has fracasado y que  no vas a dejar que nada ni nadie te derrote.

Así que… ¿Empiezas el año el 1 o el 7? ¿Vaso medio lleno o medio vacío?

Loading...
X