¡Qué difíciles son las relaciones entre personas! ¡Con lo guay que lo pintan en Hollywood! Todavía aquel romántico esquema “chico conoce chica, chico y chica se  enamoran” sigue vigente y, lo que es peor, amenaza con durar eternamente. Pero estarán de acuerdo en que una relación de pareja en la vida real se parece lo mismito a la de la comedia romántica que Lady Gaga a Charlize Theron ¿Por qué será? Podría ser que la comedia fuera una versión reducida de la vida real; y si este fuera el caso… ¿Por qué nadie explicó que los príncipes azules en realidad eran sapos conspiradores?

Conozco a varias chicas inteligentes, liberales, cultas, con mundo y una formación universitaria a sus espaldas que se convirtieron en “masoquistas emocionales” el día que tuvieron la suerte de toparse con un “príncipe-sapo conspirador”. Ninguna es capaz de recordar en qué momento dieron el primer paso para que les rompieran el corazón. Alguna admite, avergonzada, que cayó varias veces en la “enorme roca”, a pesar de que  lo venía venir.

“No  soy justa conmigo. Merezco algo mejor. Mucho mejor, infinitamente mejor. Valgo mucho más que para ser las migajas de un enanito, feo y cabrón” se repetía la pobre una y  otra vez, de manera casi obsesiva. Después, pone a Dios por testigo de que mañana se irá con sus amigas de marcha y se follará todo lo que se mueva. Y así es como el ciclo sin fin que lo envuelve todo termina por cerrarse.

Dicen dentro del gremio de guionistas que la realidad siempre supera a la ficción. Todo  contador de historias se basa en la primera para poder crear (o recrear, según se mire) la segunda. Si a esto añadimos la tendencia de nuestro cerebro a olvidar las experiencias negativas, se podría intuir una pseudo-explicación al fenómeno final feliz en aquellas historias que nos hablan sobre relaciones interpersonales, en concreto,  las relaciones sentimentales.

Creo que el resto ya se lo imaginan ustedes solos…