Tag Archive: novios

Elemental

Hay veces que no puedo evitar escuchar conversaciones ajenas. No las voy buscando, en realidad vienen a mí sin llamarlas…

Hay veces que no puedo evitar sentirme una cotilla, una intrusa de las vidas ajenas de los desconocidos con los que me voy encontrando en mi camino. Pero es lo que tiene un largo trayecto de vuelta a casa. Una se encuentra con lo que no quiere encontrarse.
Cercanías. Línea C3, un jueves por la tarde. Un obrero sudamericano, dos chicas de facultad y yo compartimos asientos. Deduje que las chicas eran de facultad por las carpetas, los apuntes y las mochilas. Iban hablando entre ellas lo suficientemente alto  como para hacer participes de su conversación a la totalidad del vagón.

- Ayer por la tarde me llamó Javi.

-¿Javi, tu ex? Últimamente te llama mucho. Algo le pica.

-No, tía, si quedamos como amigos. Estuvimos hablando de su viaje a Londres y tal…

-¿Y no intentó nada? Qué raro. Tendrá apaño, entonces.

-Bueno… el caso es que me dijo de pasarse por casa y yo le dije que me daba cosilla por lo que pudiera pasar.

A estas alturas de la conversación, el obrero y yo estábamos que no cabíamos en nosotros por saber el final de la historia.

-¿Y él que te dijo?

-En ese momento nada en especial.  Pero luego me mandó este mensaje a las doce de la noche

Por la cara que puso la amiga al mirar la pantalla, el tal Javi debía ser un pieza de los que sólo se encuentran en los museos. Y la ex de Javi sólo pudo concluir con esto:

- Vamos… que se lo tomó al pie de la letra…

A mi modo de ver las cosas, con los ex puedes tener una relación cordial, es decir, poder estar en la misma habitación con el mismo círculo social sin tirarte de los pelos u otros objetos aledaños. Pero de ahí a ser amigos. La experiencia propia y ajena me dice que siempre alguno de los dos busca algo más. Por otra parte ¿Cómo ser amigo de de alguien por el que has sentido tanto? Alguien del que seguramente te llegaste a enamorar, al que abriste tu corazón y con quien compartiste momentos de absoluta intimidad. ¿Cómo normalizar el ser amigo de alguien que no ha sido tu amigo?

Nunca he entendido ni creo que entenderé (nunca se puede decir de este agua no beberé) lo de ser amigos de los ex. En mi humilde opinión son dos conceptos incompatibles desde su propia definición. Un ex es alguien con quien has tenido algo más que una amistad. Y no sólo estoy hablando de fluidos corporales. También compartes sentimientos que no cambian de la noche a la mañana.

Por eso, querida niña de facultad, si tú le dices a tu ex que te da cosilla que vaya a tu casa por lo que pueda pasar… en fin, estás mostrando debilidad.

Entonces lo más probable es que haya ataque.

Elemental, querido Watson

Una boda

Toda historia tiene un comienzo. Ésta, en concreto, empezó en una boda. Siendo fieles a la verdad, una no boda.
Todo estaba dispuesto. Marga había estado los últimos veintiséis años milimetrando cada detalle del momento más feliz de su vida. Sin embargo, algo se le pasó por alto. Un pequeño detalle que acabó estallando en el comienzo de la ceremonia. 
Pedro, el prometido de Marga, estaba esperando en el altar con los ojillos brillantes de quién está reteniendo las lágrimas. Cuando la novia entró en la iglesia, supo que sería la última oportunidad. Si no era entonces, no sería nunca. Marga llegó hasta él sonriente, triunfante, esplendorosa. Pedro no pudo más.

– No puedo.

La sonrisa de Marga enmudeció.
 
– ¿Cómo que no puedes? ¿A qué viene eso ahora?
 
– Es… esto… es… complicado…
 
– Anda, no me vaciles tontorrón
 
Y no la estaba vacilando. 
 
Pedro salió corriendo hacia la puerta de la iglesia, recordando que se había dejado el pollo en el horno. Un pollo de nombre Alejandro y nacionalidad griega al que había conocido en el último proyecto que había realizado en el trabajo. Alejandro había abierto de par en par las puertas del armario para librar a Pedro de las polillas sentimentales que lo estaban comiendo durante casi ocho años de relación con Marga. Aquello sólo pudo acabar de una manera: Pedro, emulando a Julia Roberts, se marcó un novio a la fuga del que seguramente aún están hablando las parroquianas de la iglesia. 
 
En calidad de mejor amiga de la novia, yo presencié aquella huída desde primera línea. Aún recuerdo la cara de la suegra de Marga justo antes de desmayarse. Un poema. Marga se quedó de piedra inmóvil ante el altar, dejando caer el bouquet de rosas bajo sus pies. El padre del novio gritó “Pedrooooooooo” a lo Penélope Cruz. El resto de los invitados miraban con cara de circunstancias hacia el lugar menos incómodo para cada cual. 
 
Y llaménme egocéntrica, pero todo ese caos tenía un fin. Todo aquel sindios se había organizando para hacerme llegar un mensaje de gran importancia vital. “Carmen, si esto ha salido mal, cualquier cosa puede salir bien”
 
Aquella misma noche me hice un perfil en una página de búsqueda de pareja.

Loading...
X